Posted in Derechos y garantias constitucionales.

Tutela judicial efectiva

Tutela judicial efectiva

Consagrada en nuestra constitución, la tutela judicial efectiva implica la posibilidad que tiene todo venezolano de acceder antes los órganos encargados de la función jurisdiccional para satisfacer sus pretensiones jurídicas, y que sean sometidos a un proceso verdaderamente eficaz. Lastimosamente, la tutela judicial efectiva no se verifica en el país en un porcentaje realmente preocupante.

La tutela judicial efectiva se encuentra consagrada en el artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que nos habla del acceso a los órganos jurisdiccionales para hacer valer nuestros derechos e intereses (inclusive los colectivos y difusos), y en especial a obtener una pronta decisión. Pero es necesario concebir una ampliación de la tutela judicial efectiva relacionándola con el debido proceso, pues es siempre necesaria la concatenación de un concepto con el otro, por cuanto no son independientes entre sí, sino que comportan una unidad esencial en la labor de administración de justicia, pues sin debido proceso no hay tutela judicial efectiva y viceversa.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Son aquellas medidas decretadas por el Estado, a través de la jurisdicción para garantizar derechos. No para garantizar las resultas de un proceso en curso.

La idea de la tutela preventiva es más bien evitar que la fractura, agravio o lesión de derechos se produzca, es decir esta tutela busca prevenir el fenómeno de la lesión de derechos, esto es, que la actividad de los jueces en vez de recomponer un conflicto, lo prevenga, asimismo evitar la repetición de la lesión de derechos.

Tutela cautelar o medida cautelar.

1.- ¿CUÁNDO LA TUTELA JURISDICCIONAL ES TAL?

El derecho a la tutela jurisdiccional, entendido como el derecho de toda persona de recurrir al Estado para que nos provea de jurisdicción en resguardo de nuestros derechos sustantivos, no solo comprende esta posibilidad de acceder a la justicia, ni se colma cuando el proceso que este ejercicio genera se desarrolla respetando las mínimas garantías (debido proceso), luego del cual se expide una resolución fundada en derecho; sino que, nos debe garantizar además, que lo resuelto en la sentencia sea eficaz, es decir, ejecutable en la realidad. Pues, tutela que no es efectiva no es tutela.

Las medidas cautelares son las dictadas mediante providencias judiciales, con el fin de asegurar que cierto derecho podrá ser hecho efectivo en el caso de un litigio en el que se reconozca la existencia y legitimidad de tal derecho. Las medidas cautelares no implican una respecto de la existencia de un derecho del proceso, pero sí la adopción de medidas judiciales tendientes a hacer efectivo el derecho que eventualmente sea reconocido.

Por tanto, son todas aquellas actuaciones o decisiones que, sin prejuzgar del resultado final, de contenido positivo o negativo, que un órgano de la Administración Pública o un juez o magistrado del poder judicial, puede adoptar para que las resultas de la resolución administrativa o judicial surtan plenos efectos para los interesados o para la parte procesal. Para ello, se exige la concurrencia de dos requisitos: el fumus boni iuris o apariencia de buen Derecho y el periculum in mora o peligro/riesgo por el paso del tiempo.

 

JUSTIFICACIÓN

El proceso es una sucesión de actos con dimensión temporal, la actuación del derecho material no se produce inmediatamente, sino que entre el pedido de tutela y la expedición de la sentencia hay una probabilidad de que lo resuelto en definitiva (de ser favorable al demandante ) no sea eficaz, es decir que no se pueda concretar en la realidad. Precisamente para evitar o suprimir los riesgos de que esa tardanza haga ilusorio el pronunciamiento de fondo, se implementa un sistema de protección, cuyo objeto es impedir que durante el desarrollo del proceso se frustre la posibilidad material de que lo ordenando en la sentencia se cumpla. Pues como explica Ramos Méndez (6) “Solo cuando la sentencia ha sido cumplida por completo alcanzara su plena eficacia el proceso. Como esta meta se vislumbra ciertamente lejana al inicio del proceso la solución idónea estriba en anticiparla o al menos asegurarla. La medida cautelar anticipa su ejecución o asegura su éxito

3.3.- CONCEPTO

En suma, siguiendo a Monrroy Palacios (7) definimos a la tutela cautelar (medidas cautelares) como “el instrumento procesal que contribuye a una tutela jurisdiccional efectiva, asegurando para ello que el proceso concluya con una solución que pueda ser concretada no solo en el plano jurídico, sino también en el plano fáctico”

4.- CARACTERÍSTICAS

4.1.- Instrumentalidad

La medida cautelar aparece siempre configurada en función de un proceso pendiente, a cuya eficacia sirve de garantía. Calamendrei(8) enseña -con esa elocuencia de maestro sin igual- que la tutela cautelar “es en relación al derecho sustancial, una tutela mediata, mas que hacer justicia contribuye a garantizar el eficaz funcionamiento de la justicia (…) son en relación a la finalidad ultima de la función jurisdiccional, instrumento del instrumento”

  1. La medida cautelar nace con duración limitada. “La institución esta pensada para cubrir el lapso de tiempo que tarda el proceso en llegar a su fin” (9). La medida cautelar no dura mas de lo que dure el proceso principal. En consecuencia, esta característica hace que la medida no sea inmutable, por el contrario, permite su modificación en el curso del proceso por la variación de sus presupuestos.

La provisionalidad, es pues, una consecuencia del carácter instrumental de las medidas cautelares.

  1. Provisionalidad o sujeción a la cláusula rebus sic standibus
  2. Variabilidad

Ejemplos: si hay un juicio en marcha, puede pasar mucho tiempo hasta que termine, (hasta que el Juez decida finalmente quien tiene razòn). Puede pasar que mientras tanto, haya que decidir algo con urgencia, alguna cuestiòn que no pueda esperar hasta que se tome la desiciòn definitiva. A esto se llama “medida cautelar”. Es una desición del juez “mientras tanto”. No es definitiva.Pero si no se tomase podrìa ocurrir un perjuicio grave para alguna de las partes.

Medidas cautelares: son aquellas que tienen como fin asegurar el ejercicio de un derecho. Lo que se pretende tutelar es la posibilidad de hacer efectivo el derecho que se está invocando y que será resuelto luego que el juez dicte sentencia favorable.
Son medidas tomadas por los jueces con el objetivo de impedir la disposición de los bienes del deudor. Las más importantes son: embargo preventivo, secuestro de bienes, inhibición general de bienes, anotación de litis, prohibición de innovar, prohibición de contratar, intervención judicial, etc.
Oportunidad y requisitos para entablar una m.c.:
El motivo por el cual uno pide una m.c. con una premura tal que lo haga antes de iniciar una demanda es que exista un peligro inminente; un peligro tal que cualquier demora puede hacer ilusa posibilidad de un resarcimiento económico a través de una sentencia.

Preventiva

Una medida anticipada es la adopción de una decisión antes del estadio procesal que corresponda, que tiene por objeto que la demora en la llegada de aquél no frustre la medida a tomar.
Por ejemplo, la realización de un ADN para determinar la filiación respecto de un muerto, puede hacerse antes del período probatorio, si hay razones para sospechar que quienes deben velar por el cadáver lo cremen para impedir la realización de la prueba genética y quedar así sin material probatorio alguno.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s