La objecion de conciencia.

Reparos a la objeción de conciencia

La objeción de conciencia es el derecho fundamental, derivado de la libertad de conciencia y la libertad de cultos, que tiene toda persona natural de oponerse, por razones de índole religiosa, filosófica, moral o política, al cumplimiento de un deber jurídico de origen constitucional, legislativo o reglamentario, cuando este resulte incompatible con convicciones íntimas, fijas, profundas y sinceras, derivadas de su conciencia. Las creencias, motivaciones o razones que configuren la objeción de conciencia deben responder a fines constitucionalmente admisibles.

Donde surge la objeción: Originariamente el objetor de conciencia es una persona que, por razones dictadas por su conciencia, se rehúsa a efectuar su servicio militar por reparos a la posibilidad de matar a su prójimo. En contraparte acepta cumplir con un servicio civil, poniendo su tiempo, sus competencias y su ideal al servicio de la sociedad. El objetor no pide nada en contraparte. La objeción de conciencia al servicio militar surge como tal en cuanto éste se convierte en obligatorio para el ciudadano. La obligatoriedad del servicio militar surge, sobre todo a partir de las guerras napoleónicas, cuando se forman en Europa los grandes ejércitos nacionales para reclutamiento.

Justificación a la objeción de conciencia

Si se hace referencia a algunos reconocidos teóricos de la doctrina en el tema de la objeción de conciencia, se encontrará que cada uno la justifica de manera distinta. Rawls lo hace basándose en el principio de la justicia y de una sociedad ordenada, democrática y liberal. Para él, una sociedad así es compatible con la objeción de conciencia, no por la autonomía del individuo como podría sostener Kant, sino por la compatibilidad con los principios de justicia. Rawls entiende que una teoría de justicia debe incluir en sus principios formas legales para tratar a todos aquellos que disienten. El principio de esta idea de sociedad, es conservar y reforzar todas las instituciones de justicia; de ahí que la objeción será o no aceptada en la medida que respete este principio.

Estatuto Jurídico de objeción de conciencia

Estatuto jurídico es un conjunto de normas que regulan una situación determinada, el estatuto jurídico de objeción de conciencia son aquellas normas que regulan todo lo relativo a ella. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas (ICCPR por sus siglas en inglés), que entró en vigencia en 1976, implementando la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, dice en su Artículo 18

1. “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección, así como la libertad de manifestar su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de los ritos, las prácticas y la enseñanza.

2. Nadie será objeto de medidas coercitivas que puedan menoscabar su libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección.

En la constitución de la República Bolivariana de Venezuela encontramos este derecho en su artículo 61.

Artículo 61.

Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y a manifestarla, salvo que su práctica afecte la personalidad o constituya delito. La objeción de conciencia no puede invocarse para eludir el cumplimiento de la ley o impedir a otros su cumplimiento o el ejercicio de sus derechos.

Diferencias entre la desobediencia civil y la objeción de conciencia

La objeción de conciencia supone que una persona se niega a cumplir lo que establece una norma jurídica por motivos de convivencia, porque entra en conflicto con sus obligaciones morales o religiosas. El rechazo se limita a sustraerse al cumplimiento de una norma sin pretender en ningún momento la modificación o derogación de la misma, siendo de destacar al respecto que, la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo ha declarado al respecto que no cabe un derecho a la objeción de conciencia con carácter genérico, sino solamente con respecto a alguna o alguna de las normas jurídicas que entren en conflicto con la moral, puesto que, de lo contrario, nos hallaríamos ante una falta de vinculación del Derecho.

La desobediencia civil, por el contrario, supone la inobservancia de una o varias normas con la finalidad de lograr la modificación de estas.

mismas normas (políticas, programáticas, etc.) que se consideran injustas o inmorales, aceptando normalmente la sanción impuesta por la desobediencia. Su finalidad es política y por eso la desobediencia civil es pública y manifiesta, pudiendo ser dicha desobediencia civil, a su vez, directa si se vulnera la norma que se pretende modificar, o indirecta si se vulnera una norma que no se cuestiona para poner en evidencia la disconformidad con otra norma o decisión.

La objeción de conciencia y la desobediencia civil en Venezuela

En el ordenamiento jurídico venezolano, en la carta magna encontramos artículos referentes a la objeción de conciencia y a la desobediencia civil, el derecho que tenemos todos los ciudadanos a no acatar ciertas normas en casos especiales.

En el Artículo 61 se establece el derecho a la libertad de conciencia, en cuanto a la desobediencia civil en el artículo 350 se establece el derecho al rechazo a cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s